El coste de la Sostenibilidad

Escasez alimentos 1920 - El coste de la Sostenibilidad

Imagen de andreas160578 en Pixabay

08/08/2019.

Escasez de comida

Un informe científico de las Naciones Unidos indicó el jueves que el cambio climático está afectando la alimentación del ser humano, debido a aspectos como el aumento de la temperatura.

El reporte evalúa cómo el calentamiento global está provocando una drástica degradación del terreno. También señala que las prácticas en el cultivo de las tierras han ido agravando la situación.

Todo ello hace que se disparen los precios de los alimentos y que incluso estos sean menos nutritivos, dice el análisis.

“El ciclo se está acelerando”, dijo Cynthia Rosenzweig, científica de la NASA especializada en clima y coautora del estudio. “La amenaza de que el cambio climático afecte a la comida que la gente lleva a la mesa está creciendo”.

Según el reporte, el cambio climático aumentó la desertificación y provocó que los bosques sean más vulnerables a la sequía, los incendios, las plagas y las enfermedades, pese incluso a que gran parte del planeta se ha vuelto más verde por la presencia de más dióxido de carbono en el aire. El cambio climático se sumó a otros factores que han reducido el número de especies en la Tierra.

“El cambio climático está golpeado realmente a la tierra”, explicó Kelly Levin, investigadora del World Resources Institute, que no participó en el estudio, pero lo elogió.

Los estudiosos afirman sin embargo que este hecho podría cambiar si se transforma la manera en la que la población se alimenta, cultiva y trata los bosques. Solo con un cambio en este sentido podríamos contar con una mejoría de la situación, explican los expertos.

La superficie cultivable, que equivale a apenas alrededor del 30% del planeta, se calienta al doble de velocidad que la Tierra en conjunto. Los gases con efecto invernadero están causando problemas en la atmosfera, pero las consecuencias en la tierra son menos conocidas. El reporte especial, escrito por más de 100 científicos y aprobado de forma unánime por diplomáticos de todo el mundo en una reunión en Ginebra, propuso posibles soluciones al tiempo que realizó advertencias más directas.

“La forma en la que usamos la tierra es tanto parte del problema como parte de la solución”, señaló Valerie Masson-Delmotte, una científica climática francesa que copreside uno de los grupos de trabajo del panel. “La gestión sostenible de los cultivos puede ayudar a asegurar un futuro que sea cómodo”.

El futuro podría ser peor

Las cosas podrían empeorar si no se toman acciones, dicen los expertos.

“Está previsto que la estabilidad en el suministro de alimentos se reduzca a medida que aumentan la magnitud y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos que alteran las cadenas de alimentarias”, señaló el informe.

En el peor de los escenarios, los problemas de seguridad alimentaria pasarían de un riesgo moderado a alto con que las temperaturas suban apenas unas décimas de grado con respecto a las actuales. Y pasarían de alto a “muy alto” con 1 grado Celsius (1,8 Fahrenheit) más que ahora.

Una eventual mejora de las prácticas agrícolas, incluyendo la siembra directa y la fertilización dirigida, podrían ayudar a combatir el calentamiento al reducir las emisiones de carbono actuales hasta en un 18% para 2050, según el reporte.

Si la gente cambia su dieta reduciendo el consumo de carnes rojas para incrementar el de alimentos de origen vegetal como frutas, verduras y semillas, el mundo puede ahorrarse otro 15% de las emisiones actuales para mediados de siglo. Esto mejoraría también la salud de la población, añadió Rosenzweig.

Incluso la reducción del desperdicio de alimentos puede ser todavía más determinante. Según el estudio, entre 2010 y 2016 el desperdicio de alimentos en todo el mundo supuso entre el 8 y el 10% de las emisiones de gases con efecto invernadero.

“Actualmente, el 25-30% de la comida que se produce se pierde o se tira”, explicó el informe. Solucionar esto liberaría además millones de kilómetros (millas) cuadrados de tierra. La agricultura y la silvicultura, combinadas, generan cerca del 23% de las emisiones que están recalentando el planeta, un poco por debajo de las producidas por autos, camiones, barcos y aviones. Si se suma el transporte de la comida, los costos de la energía y el empaque, el porcentaje subiría al 37%, agregó el reporte

La primera parte de este articulo “escasez de comida” muestra la evidencia de lo que estamos abocados a vivir, que ya estamos de algún modo padeciendo, y que venimos denunciando con un resultado bien escaso.

Parece evidente.

En la segunda parte “el futuro podría ser peor”, se manejan cifras, porcentajes, soluciones que los científicos que las aportan saben que se están haciendo trampas y aplicando el cuento de la lechera.

Lo digo a cuenta de que porcentajes de ciudadanos del mundo cumplirían para llegar a esos efectos, cuando el presidente de EEUU actúa de forma egoísta, contraria y negando las evidencias.

En todas las declaraciones nos están diciendo lo mismo. Debemos hacer las cosas, cualesquiera que sean, sostenibles.

El concepto es fácil, si yo necesito el aire para respirar (segunda necesidad según la lista de Abraham Maslow), lo que respiro hoy que me permite vivir es lo que quiero y necesito para respirar mañana. Si cultivo vegetales porque los necesito para comer, después de cualquiera de las cosechas, aspiro a tener otras que me permitan seguir alimentándome.

Pero las reglas de la naturaleza, que a estas alturas deberíamos de conocer se imponen y vendrán las correcciones, y serán traumáticas, porque sucederán, aunque nosotros no queramos, y ya sabemos cómo nos sienta que nos contraríen, en esta nueva etapa donde se promociona que cualquiera puede ser lo que quiera y hacer lo que quiera, aunque sea contranatura.

Nosotros pensamos que:

 No te engañes

“En la naturaleza no hay recompensas ni castigos, sólo consecuencias”

Robert Green Ingersoll (EUA). Labecos.

A este paso, uno de los problemas que provocan esta situación es la superpoblación y para ser un problema, nada hacemos, pero la naturaleza sí. Empezamos por los países mas avanzados, como el nuestro, os acordáis de la preocupación por la forma de la pirámide de población que nos convierte en un país envejecido, pues así seguirán otros países no tan avanzados como nosotros y poco a poco se irá corrigiendo la superpoblación.

Algo similar ocurrirá con el encarecimiento de los alimentos debido al endurecimiento de las condiciones para obtenerlos. Los precios irán subiendo poco a poco progresivamente, metiéndonos presión, hasta que nos demos cuenta que las cosas que tenemos en los pisos y apartamentos no se comen y que nuestro esfuerzo de trabajo no nos llega para alimentarnos. Puede corregirse hasta ese otro problema que preocupa que es el abandono rural.

Y así la naturaleza que ya hace mucho tiempo aprendimos que es muy sabia irá poniendo las cosas en su sitio.

Y en el mejor de los casos además de presumir y defender la democracia, que está muy bien, seamos capaces de denunciar los excesos de este sistema y defender nuestro planeta.

csl-Labecos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *