El cuidado de la Salud

Salud1 unsplash - El cuidado de la Salud

Photo by Ben Hershey on Unsplash

Hay un dicho sobre la salud que dice, “la Salud es un estado transitorio que no presagia nada bueno”.

Sobre la Salud verdadera y el modo de conservarla y recuperarla.

Es sabio asumir cierta responsabilidad por la propia salud y bienestar. De hecho, este tipo de compromiso personal con la salud es un elemento fundamental de la nueva visión de la medicina, un modelo mucho más participativo y en el que el paciente desempeña un papel muy importante en la movilización de sus propios recursos curativos.

Una de las ideas que hay detrás de un programa REBAP (Meditación Mindfulness basada en la reducción de estrés) consiste en ayudar a las personas a descubrir que pueden hacer para complementar el trabajo realizado por los médicos, cirujanos y sistema sanitario y, partiendo del punto en que se hallen cuando decidan que ha llegado el momento de asumir ese compromiso, llegar a niveles más elevados de salud y bienestar.

Pero cuando hablo de “salud y bienestar”, me refiero al más amplio y profundo de los niveles, algo que no se limita exclusivamente a la salud corporal. La verdadera salud no consiste en llevar a las personas a un estado de ausencia de enfermedad considerado “normal”, sino a un nivel de funcionamiento y bienestar físico, emocional y mental óptimo que el sujeto desarrolla, a través de la exploración sistemática y disciplinada, en el laboratorio de su propia vida. Con la intención de descubrir la auténtica magnitud de su dimensión humana. Y esto es algo que se ve catalizado por la familiarización con nuestro cuerpo y nuestra mente (que, en última instancia, no están separados) y el cultivo sistemático de nuestras capacidades biológicas y psicológicas intrínsecas para el bienestar y la sabiduría, incluidas la bondad y compasión que yace en el interior de cada uno de nosotros.

Publicación: Mindfulness para principiantes, autor John Kabat-Zinn

Vibramos con la pena y con la alegría de otra persona porque estamos interrelacionados. Si somos completos y formamos parte de un todo mayor pues podemos cambiar el mundo simplemente cambiando nosotros. Si queremos cambiar el mundo a mejor, cambiemos nosotros a mejor.

Practica la amabilidad amorosa, invita sentimientos e imágenes de amabilidad y amor que irradien todo tu ser y dirígelas hacia fuera, familia, amigos, grupos, sociedad.

Lo que precisamos para participar en nuestra salud y bienestar es escuchar con más atención y confiar en lo que oímos, confiar en los mensajes de nuestra vida, cuerpo, mente y sentimientos. Es lo que conocemos como “movilizar los recursos del paciente”.

En la relación médico-paciente, se da apenas una importancia mínima al contacto directo. Hacemos lo imposible por ayudar a los estudiantes de medicina a comprender la topología de este paisaje y a no huir de él aterrados porque ello implica sus sentimientos como personas y la necesidad de escuchar con verdadera empatía, y de tratar a los pacientes como a personas y no solo como a rompecabezas de enfermedades y oportunidades para ejercer juicio y control. ¡Son tantas las cosas que pueden obstaculizar el contacto directo! A muchos médicos les hace falta la preparación formal en esta dimensión de la medicina. Terminan los estudios inconscientes de la importancia crucial que tiene la comunicación y atención eficaz lo que se llama atención o cuidado médico y que con demasiada frecuencia es solo cuidado de la enfermedad y puede ser lamentablemente deficiente si el sujeto es excluido de la ecuación.

Sin siquiera proponérselo, los médicos se esconden detrás de su obra, de sus instrumentos, análisis médicos y vocabulario técnico. Es posible que no quieran entrar en contacto directo con el paciente como persona completa, con sus pensamientos, temores, valores, preocupaciones y preguntas expresados y no expresados. Muchas veces dudan de su capacidad de hacer esto porque es un territorio desconocido y potencialmente aterrador. En parte, porque tampoco están acostumbrados a mirar sus propios pensamientos, temores, valores, preocupaciones ni dudas, de modo que quizás los de otra persona les parezcan bastante terribles. Sin tiempo para abrir esas compuertas ni saber cómo reaccionar. Lo que necesitan la mayoría de los pacientes es que se los escuche, que se esté presente, que se tome en serio a la persona, no solo a la enfermedad.

Con esta intención enseñamos a los alumnos de medicina al finalizar la entrevista a preguntar, amplia y abiertamente ¿Hay algo más que quiera decirme? Y esperar un buen rato para dejar al paciente el espacio para considerar sus necesidades y tal vez el verdadero motivo que le llevó allí, esto incluso ni se trata si el médico no está particularmente interesado o tiene prisa.

Como asumir su propia identidad, Jon Kabat-Zinn

La primera impresión que el médico tiene frente al enfermo y el enfermo frente al médico, ejerce muy a menudo una acción determinante en la continuación de las relaciones que se establecerán entre ellos y condicionará la actitud que cada uno de ellos adoptará ante el otro. Por tanto, el conocimiento de la importancia de este fenómeno es indispensable para el médico.

Manual de psicología, J.Delay, P.Pichot, Feb. 1974

Refiriéndonos a España el modelo está anclado en la década de los 70 donde los esfuerzos se hicieron para atender a los episodios agudos de la enfermedad, pero la propia evolución de los tratamientos y de la medicina a cronificado muchas patologías recibiendo de este modo el paciente crónico una atención episódica en vez de continua, y el sistema sanitario debería reaccionar en ese sentido haciéndose proactivo en atención primaria, para atender adecuadamente a esta cronificación

El modelo proactivo pretende asegurar:

1.- Involucrar al paciente en la solución de la problemática que acarrea su propia enfermedad, incluyéndolo en la ecuación, dándole apoyo y formación adecuada.

2.- Atención continua y presencial en la interacción clínica favoreciendo el desarrollo de aplicaciones de control a distancia con los pacientes en modo tele monitorización.

3.-Desarrollar un sistema de seguimiento y control continuo presencial y virtual.

4.-Priorizar los cuidados en el domicilio del paciente y en atención primaria con respecto a los hospitales.

5.- A los pacientes se les puede proporcionar más poder dándoles más voz y más capacidad de elección.

Entrevista a Rafael Bengoa, Revista Comunidad, Osatzen 2011.

Es cierto que pasamos por momentos excepcionales (procedimientos COVID) en cuanto a la atención médica y en algunos casos las situaciones son desesperadas y desesperanzadas en cuanto a la fecha de resolución de estas situaciones. A pesar de algunos intentos de iniciar el camino que nos introduciría en el siglo XXI de la atención médica, confiamos en que se ponga en valor lo que se cree es un nuevo modelo a implantar en la relación médico-paciente, y se potencie y apoye servicios de apoyo a crónicos como diabéticos y enfermedades vasculares con consecuencias cardiacas y cerebrales en vez de intentar suprimirlos y desincentivarlos quedando todo en las buenas intenciones. En ocasiones al paciente es suficiente que vea que su médico apuesta por él.

csl – labecos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *