Las aplicaciones de la meditación mindfulness a la salud mental

 

Sentirse bien unsplash - Las aplicaciones de la meditación mindfulness a la salud mental

Photo by Fernando Brasil on Unsplash

De repente nos dimos cuenta que además de lo fisiológico tenemos una parte mental que estando relacionada con la física merece nuestra atención y cuidado. Hagamos el camino inverso desde la necesidad hasta la solución.

Actualmente comenzamos a padecer situaciones mentales que comprometen nuestro estilo de vida, incluso nuestra vida, y términos como estrés, depresión, recaída en depresión, angustia, pánico, etc. se hacen comunes en nuestras conversaciones, porque o las padecemos o sabemos de alguien que las padece.

Atender la salud mental, es algo básico en el sistema de salud, pero el sistema de salud no quiere saber nada de la salud mental, por esa razón, la atención primaria no dispone de profesionales que puedan atender esa necesidad que cada vez se hará mas grande. Sin embargo, no tenemos más que mirar hacia países con gran tradición de atención psicológica y psiquiátrica, como es USA para hacernos una idea de la magnitud de lo que hablamos.

Las situaciones mentales que describimos como depresión, estrés, angustia, pánico, …, se tratan con psicofármacos, antidepresivos, pero realmente el origen del problema no es físico, es mental, por esa razón y de forma incomprensible para el que la padece, recae cuando deja de tomar la medicación y aquí es donde entran en juego los programas asociados a la mente, que aprendemos a conocer a través de una disciplina muy saludable, como es la meditación, y si la queremos despojar del ámbito religioso el mindfulness es una buena elección, pues aunque se inspire en las prácticas de las tradiciones religiosas budistas es muy respetuosa con su uso laico.

El mindfulness es pues la práctica que nos puede enseñar nuestra mente y como funciona a través de técnicas, ejercicios y prácticas que nos permitirán de forma introspectiva y única ver la forma en la que nos relacionamos con los acontecimientos mentales que en alguna ocasión nos provocan estados incapacitantes que necesitan de tratamiento farmacológico.

El conocer las causas de las situaciones mentales incapacitantes, da lugar a que la solución mas definitiva a estas situaciones se encuentre en nuestras manos. Por ello se han desarrollado en el mundo donde llevan años atendiendo la salud mental, programas asociados a la práctica del mindfulness que ayudan a los pacientes de estas situaciones a encontrar solución.

Estos programas con ligeras modificaciones y enfoques son:

Mindfulness para la reducción de estrés (MBSR), se trata de entre 8 y 10 sesiones semanales de unas dos horas de duración, con ejercicios y prácticas diarias para realizar en casa durante la semana.

Terapia cognitiva basada en Mindfulness para la recaída en la depresión (MBCT), se trata de 8 sesiones semanales de unas dos horas de duración, con ejercicios y prácticas diarias para realizar en casa durante la semana

Mindfulness y la autocompasión para la resiliencia emocional (MSC), se trata de 8 sesiones semanales de unas dos horas de duración, con ejercicios y prácticas diarias para realizar en casa durante la semana, en algún caso se incluye alguna sesión de retiro.

Para la realización de estos programas se requiere un compromiso firme por parte del participante en seguir las instrucciones y los trabajos en casa. Son efectivos, pero exigentes y esforzados de cumplir.

¡Te cambian la vida!

csl – labecos

La Soledad

Soledad 1920 - La Soledad

Imagen de dmytro_R en Pixabay

La soledad no es simplemente una sensación que podemos evitar o paliar con una acción. La soledad es un estado de ánimo. Es algo complejo compuesto de diversas situaciones que hay que atender. Por esta razón hay muchas personas que se sienten solas estando entre muchas otras.

Es un estado de ánimo lleno de sensaciones y debemos tratarla en todos esos frentes. Y estar muy atentos, porque el sentimiento de la soledad, está muy asociado a la depresión; pues podemos correr el riesgo si no somos profesionales en esto de estar viendo o detectando un síntoma de otra cosa mayor.

Un ejemplo son las imágenes asociadas a la soledad que nos presentan personas abrumadas y cabizbajas, aisladas, desesperadas, sufridoras y desesperanzadas. Esto puede ser algo más que soledad.

Contaré algo personal mi situación laboral conllevó muchos viajes (marino mercante) y mi origen gallego implica estar sensibilizado con el término morriña, saudade, que tiene poca traducción en un solo término en otras lenguas. Sin embargo, solo sentí morriña una vez. ¡Como una especie de desgarro interior, un dolor morno y muy profundo, un hueco vacío que disuelves con la distracción del trajín de la vida!

Esto lleva a pensar, el por qué esa vez y no otra, ¿Qué había de diferencia?

Quizá una seguridad irracional de no volver a ese sitio.

No es lo mismo soledad que morriña.

Después de lo dicho la soledad no se combate sólo con la compañía. Es necesario mantener funcionando el motor de las expectativas, de que importas, de que tienes capacidad de llevar a cabo el proyecto de tu vida que es el que garantiza el sentido de vivir. De que tu proyecto se entiende y apoya, de esta forma ya estás socializando, de que tienes y sientes el reconocimiento de los demás. Que con el que te relaciones, sea voluntario o experto sea capaz de establecer una relación de confianza suficiente para interiorizar en función de los valores y la cultura. Tener motivos para vivir es el antídoto para superar lo que ocurre a tu alrededor, que muchas veces son próximos que se descuelgan de la vida. Es el que da fuerzas para superar esos pensamientos recurrentes íntimos y privados que te asaltan en los momentos de vigilia de la noche y te hacen dudar de la conveniencia de seguir vivo.

Es un momento adecuado para descubrirse a uno mismo que por vivir demasiado pendiente de otros hemos olvidado. Una muy buena práctica es, además del ejercicio físico materializado en paseos y en algo más organizado y dirigido, el pilates o el hatha yoga, es la meditación laica, el mindfulness, desmarcándonos del ámbito religioso para no interaccionar e influir en nuestras creencias de toda la vida. De esta forma neutra nos acercamos a nosotros en un ejercicio de introspección con técnicas que nos ayudan a calmarnos y a tener una visión más científica de nuestra naturaleza.

El acompañamiento y todo lo que conlleva alrededor, el apostar por el proyecto de otro. El hablar del otro y de su proyecto, preguntando y pidiendo detalles del mismo, es recargar ese motor del que hablamos antes que permitirá tener una buena salud mental para afrontar el día a día.

No todo es transparente y edulcorado, también contrapesa la frustración de lo que se espera que ocurra en los comportamientos de las personas que son importantes para nosotros (familiares, amigos, instituciones, etc.).

La soledad también puede ser una opción consciente del que siente demasiado ruido en su interior y decide vivir un tiempo de silencio para despejar y rebajar la confusión a las que nos somete la actividad diaria. Es una auto terapia.

Lee más sobre meditación mindfulness en:

https://labecostudio.labecos.com/enrol/index.php?id=7

csl.